jueves, 17 de noviembre de 2011

Esto no es un SPA, sor Casta

Ya hemos alojado a la embozada recién llegada, que ha tomado por nombre el de sor Casta. Por decisión unánime la hemos trasladado desde la celda 21, con vistas al amanecer, a la celda 25, con vistas -tapiadas- al mar y sin calefacción. En la celda hay un pequeño camastro de 80 centímetros de ancho, mesita de noche, una mesa con flexo y una estantería vacía.   La celda es colindante con la 27, de sor Amor. 

Ahora llega el momento de ayudarla. Ya sabemos que no somos de la caridad pero eso no implica que no hagamos casi de todo las unas por las otras, con sentido del humor, sin sacrificios ni zarandajas.

Ella quiere castigarse, pero nos lo ha dejado claro: nosotras no podemos castigarla personalmente -de momento-. Por otra parte, aunque parece que hablaba de dolor físico para contrarrestar o anular el dolor del alma, yo no me creo mucho esa teoría, porque si estoy triste y desconsolada lo único que me falta es que me duela una muela para hundirme en la miseria. La proveeremos de lo necesario para que sufra como prefiera.

Por parte de la comunidad hemos echado mano de los primeros auxilios, y prueba de ello es la celda que le hemos asignado. Todavía queda que le hagamos algunos regalos que llenen sus estanterías, cajones y alma para que se sienta lo mejor peor posible.

Por mi parte le voy a regalar un trabajo y dos cosas materiales:

  • entender a sor Amor y que luego me lo explique,
  • un ejemplar de Yo no soy yo, evidentemente, de Torrente Ballester,
  • un hábito que me hice por carnavales, del que dejo foto:

Ya ha tenido promesas de regalos en los susurros del anterior post, que dice aceptar unos de buen grado y otros de mala gana. El que peor va a llevar será el de no poder participar de las comidillas tertulias de la hora sexta, ofrecido por la hermana Gutapercha de Jabariego y Gerundiez. No hay de qué, para eso estamos, sor Casta. Esperamos que en breve puedas abandonar el convento convertida en sor Raimunda.

Al entrar en la celda me ha pedido que, por favor, alguien le regale un berbiquí de barrena o un taladro eléctrico, cuyo destino no ha querido desvelarme, pero sé que no es para colgar cuadros.

10 comentarios:

sor Casta dijo...

Me mola el hábito, ¿me pondrá las tetas así? voy a probármelo ipsofacta.

Ahora me pregunto ,si en teoría me castigo yo ¿que pasa con la calefacción,la ventana y las tertulias? esta es la orden de lesbos o la orden de las japutas?

Por cierto el taladro....la broca que sea lo suficientemente gorda y es que el tamaño, hermana, sí importa.

Marcela dijo...

Hostia, sagrada por supuesto, si llega a entender a Sor Amor que nos lo explique a todas. Cada día me gusta más este convento y ahora con ese hábito, qué morbo de compis, por las diosas.

Kika Fumero dijo...

Y después de enseñarme ese hábito...a mí me vas a engañar y a hacer creer que esa hermana no es Sor Sado??? La misma que saldrá Sorra y Munda!!?? Ayyy...vale, vale: 10 madresdelamorhermoso y 5 Avelarubia! Este convento está que se sale!! Yo quiero una celda pasajera para curarme, Sor Ella, sería posible?? :) Un beso, guapa!

LaRepo dijo...

Jajajaja ¡Kika portusantamadre!
Me confieso un tanto perdida en este convento (es lo que tiene no tener feisbú) que me perdone Sor Casta...
Espero que le hábito no haga a la monja....(o sí?)
SorRepo

María dijo...

¿Esto es un convento o un sanatorio? (Palabra de verificación: bulla. Ja, ja, ja)

Mármara dijo...

Tiene razón Sor Casta y se la tengo que dar, oyes. Si en la filosofía de este convento no se contempla el castigo, ¿por qué hacerla pasar frío, privarla de las tartulias y no permitirle airear la celdica?
Eso sí, no seré yo quien le regale la parafusa, por lo menos, hasta que entienda todos y cada uno de los intríngulis de Sor Amor y nos explique a todas.

sor ella dijo...

* sor Casta, siento decirte que el hábito no hace a la teta! De lo de la calefacción, ventana y tertulias, solo es nuestra humilde aportación para crear ambiente, que al final iba a resultar que ni te autotorturas ni ná con tanta tertulia, calefacción y mar azul. A ver la que te puede prestar un taladro ;)

* Marcela, por supuesto que sagrada, faltaría más en aqueste convento! Tengo otro hábito parecido con las mangas en sisa, por si eso... por si te vienes a pasar unos días a la celda 21 (es mi celda vecina, pared con pared).

* Kika, ahora va de sor Sado y con el hábito va a quedar total, con ese látex ajustado a su cuerpo serrano, y esa mordaza y ese antifaz, pero ella dice que Casta, pues casta se queda. Tienes celda pa cuando y cuanto quieras, Kika. Si llegas antes que Marcela, tienes la 21!!

sor ella dijo...

* LaRepo, ya vi que te encontraste. Entiendo que te sintieras perdida, si no sabías nada de la llegada de sor Casta, de la que sabemos sus aspiraciones inmediatas y a más largo plazo, pero aún desconocemos qué avatares de la vida la trajeron a nuestras puertas. Castos abrazos!

* María: convento, sanatorio, spa, clínica de desintoxicación, balneario, lugar de meditación, olvido, placer y gloria... por los siglos de los siglos. Y sin bulla! ajajajja

* Mármara, ya le dije: ella pide y nosotras le regalamos el perfil de celda que se ajusta a sus requerimientos... y no tenemos complaint form! Lo de la parafusa es el taladro??? Sí, que nos explique, que seremos oídos por todos los poros. Besines!

Sor Casta dijo...

Sor ella,el hábito me queda que ni pintado. Lo lleno de Tetas gracias a los clinex,el móvil y el tabaco,porque en este hábito tan apretao no hay bolsillos. De punta también están aunque su causa es el frio.¿no es posible un hébito de franela que imite latex?

De castigo,con la cama bastaba que ni moverse puede una sin caerse.

Por cierto, de Sor Amor nada de nada, ni señales de vida ni un ruidito en su celda,pero lo tuyo es muy fuerte. Vaya dos noches,vaya escándalo. Y no te pienses que iba a cotillear por ahí,no, es que buscaba alguna galleta para dormir mejor.

Anónimo dijo...

Què acabo de leer...