viernes, 16 de diciembre de 2011

De amor, pasión, pareja y migajas

Soy el espíritu de Sor Virtudes, abadesa en funciones post mortem desde el día 9 del corriente mes de diciembre, fecha en la que sor Ella se encerró con siete vueltas de llave en su celda, en la que yo me cuelo por la puerta o por los muros -para algo soy incorpórea- cuando quiero espiarla o hacerle compañía. Sigue condolida y callada. De tarde en tarde acepta la visita de algunas hermanas con las que comparte secretos y ternuras, solo de aquellas que visten hábitos ligeros o van desnudas, y siempre de una en una.

Conmigo le gusta hablar porque dice que más sabe la diabla por vieja que por diabla, y más si ya ha llegado a la calidad de espíritu puro. Ella cuando quiere hablar de un tema empieza por una pregunta, algo por lo que a sor No se la llevaban los demonios, porque decía que daba mil rodeos para llegar a un punto. A mí, en cambio, me gusta darle bola. ¡Lo que aprendí yo en vida perdiéndome en rodeos! El otro día me preguntó:

- ¿Se puede vivir sin amor?

Quise saber más antes de responderle, porque a mi saber y entender no es sano vivir sin amor, tanto el no darlo como el no recibirlo causan tristeza y un montón de patologías. Pero no sé si ella quería preguntarme eso exactamente o más bien...

- ¿Te refieres a vivir sin pareja?

- No, sor Virtudes, me refiero a vivir sin amor. Sor No me dijo que yo no sabía vivir sin amor; llevo días reflexionando sobre eso y me parece que yo no sabría, no podría o, por lo menos, no querría. Creo que no sé vivir sin amor, pero tú has afinado bien con tu pregunta porque ella piensa que lo que no sé hacer es vivir sin pareja.

- ¿Y sabes?

- Ya ves, estoy viva.

- Pero no eres feliz.

- No soy feliz porque la quería y lo nuestro fue un querer y no poder de las dos. Me agoté.

- Está claro que querer y no poder no lleva a ninguna parte, solo a la frustración. Y ahora te pregunto más: ¿Estás enamorada?

- ¿De quién?

- De ella, de alguien.

- Casi siempre en mi vida estoy enamorada, de ella o de alguien -Una respuesta a medias que me dejó con la curiosidad en vena.

- ¿Y siempre que te has enamorado has vivido ese amor en pareja?

- No siempre, pero frecuentemente. Enamorarme y que se enamoren de mí implica unos deseos por ambas partes de estar cerca, de compartir muchas cosas... Y luego el sexo, el sexo me gusta, todo lo que conlleva, que no es solo el sexo puro y duro, es mucho más, es la gloria ¿y qué mejor que vivir la gloria muchas veces con quien me gusta a morir?

- Creo que ahí sor No te tiró una carga de profundidad, para hacerte creer de ti misma que te conformas con migajas con tal de tener una compañía permanente. Hay mujeres y hombres que lo hacen. ¿Has compartido cama y piel con alguien de quien no estuvieras enamorada?

- Claro que sí, muchas veces, pero no más de unas horas. Sor No sabe bien lo que hago con las migajas.

- Entonces sabes vivir sin pareja, pero te cuesta vivir sin pasión.

- No sé si es pasión la palabra justa, pensaré en ello.

La dejé con sus pensamientos. Enamorada casi siempre, dice ella. ¿Lo estará?

9 comentarios:

María dijo...

Quienes ponemos tanta pasión en cada cosa, persona... de nuestra vida, tenemos que aprender a canalizar nuestra energía (para no morir del todo).

Kika Fumero dijo...

Mamma mia, hasta en esto me siento identificada contigo!! Yo también empiezo por una pregunta cuando quiero saber algo y, poco a poco, voy llegando a donde quiero :-) Ay, Sor Virtudes...Dígale usted a Sor Ella, que no haga caso de esos comentarios. Nadie puede vivir sin amor. Y las personas tan pasionales como ella están siempre enamoradas. Yo concibo una vida sin pareja, pero no sin amor, ni sin pasión, ni sin sexo. Y tampoco quiero hacerlo!! Acabáramos!! Un abrazo inmenso para su espíritu de diablilla vieja y para Sor Ella :-)

Mayte Mederos dijo...

Sor Ella es una listilla, que con la excusa de su reciente veto a escafandras y pinchos va invitando a todas las sores a su reservado, de una en una y ligeritas de ropa, jaja.... Claro que sí, reverenda, que la mancha de mora ya se sabe cómo se quita.

Marcela dijo...

Vivir con las migajas, cómo me suena Sor Virtudes, cómo me suena. Es horrible vivir de las migajas que te quiere echar la persona a la que amas, por eso es tan sano salir de ello. Un beso enorme para Sorella, dentro de un mes, más o menos, le pediré celda para pasar noche y charlar, espero que me reciba.

Gutapercha de Jabariego y Gerúndiez dijo...

Mucha tristeza y pesar en mi ánima con eso que mis ojos leen sin antiparras, "no soy feliz".

Virtuchi, querida, creo que voy a desvelar parte del contenido de tu misiva. El mundo debe conocer tus postreros deseos y parte de los que te llevaron a ser ....

chris dijo...

Me surge una duda...el desamor es también una forma de amor?

Lo de las migajas me ha sonado fatal. Espero que Sor Ella entienda que cada uno da lo que quiere de lo que puede. Y cuando no quiere dar más y para nosotras no es suficiente, no se trata de un asunto de migajas, si no de si nos compensa y nos hace felices.
Ay!! Sor Virtudes, cuide mucho de nuestra querida hermana!!

Pena Mexicana dijo...

Cómo me hace ruido en la cabeza eso de "Lo nuestro fue un querer y no poder de las dos"...la de tiempo que me he dejado yo en esas luchas de "querer y no poder"... y he aprendido que querer cuando es en realidad QUERER, desear hacer algo, una pone todo lo que está de su parte para conseguirlo. En la historia que el espíritu de Sor Virtudes nos ha contado me queda la sensación de que Sor Ella puso todo su querer en algo pero Sor No, haciendo honor a su nombre, NO la acompañó... entonces sólo queda echar mano de instinto de conservación y expulsar todo lo que quede de esa persona que en realidad no quiso como pretendía hacerlo...

El espíritu de Sor Virtudes dijo...

* María, depende, que la pasión no ha de tener efectos adversos como un tsunami pero es igual de difícil encauzarla ;)

* Se lo digo, Kika, me la veo contenta de tu comentario por afinidad :)

* No es espabilá sor Ella ni ná, Mayte. ¿Les pedirá matrimonio? jajajaja

* Marcela, vestiremos de raso y tafetán la mejor celda de este tu/vuestro convento. ¡Vivaaaaaaaaaa!

* No le pese Gutapercha, es que cuando está agotada se pone penosilla la niña.
Y bien ¿cómo es que me tuteas en público? ¿No quedamos en que...? En fin, que un beso gordo, moza!!

* Querida Chris, mi humilde teoría es la siguiente: el desamor es la ausencia de amor y se puede sentir indiferente, como que no me ame Sarcozy, leve como que no me ame mi suegra, grave como que no me ame la persona de quien estoy enamorada o muy grave, como que DEJE de amarme esa misma persona. Y así se vive: mejor, peor o de culo (perdón).

Las migajas son pedacitos de desamor que nos dan para desayunar, comer, merendar y cenar y de los que malvivimos sin darnos cuenta que aquí dentro y seguramente ahí fuera "hay vida". Migajas también es lo que no nos llena, lo que nos aburre, lo que nos hiere, lo que no amamos pero mantenemos ahí por aquello de no estar solas...

Qué disertación! pero el tema da para largo y me has tirado de la lengua :)

El espíritu de Sor Virtudes dijo...

* Pena mexicana, pudo ser así y no te voy a negar que pienso lo mismo sobre el sentido de supervivencia. Tendría que haber cursos obligatorios sobre el arte de amar, que no el de seducir, que eso es otra cosa y ese sí que vende. :)